Los periodistas en peligro: los crímenes contra la prensa, una crisis global

Día Internacional para poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas

Ética y calidad, Libertad de prensa, Medios y política • by

881 periodistas asesinados en los últimos diez años. 44 periodistas muertos en 2019. Casi 9 de cada 10 casos quedan impunes. Estas cifras no incluyen otros crímenes como tortura, desapariciones o acoso. La Asociación de la Prensa de Madrid señala estos alarmantes datos: son el núcleo de la conmemoración del Día Internacional para poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Este día internacional, fijado desde 2013 por la UNESCO en el 2 de noviembre, tiene el compromiso de visibilizar las vulneraciones de derechos humanos que afectan a los profesionales del periodismo. En este sentido, la Asociación ha realizado un encuentro internacional el miércoles 13 de noviembre con Reporteros Sin Fronteras, la Asociación de Periodistas Europeos, la UNESCO y Rodney Sieh, periodista liberiano galardonado con el X Premio Internacional Libertad de Prensa.

Los ponentes han coincidido en que el asunto prioritario es defender la libertad de prensa y la seguridad de los reporteros. “El periodista no solo está en peligro si va a la guerra –señala el presidente de la APE Diego Carcedo–, está amenazado estando en su casa investigando y diciendo la verdad: cumpliendo su obligación.”

 

«Nos ponemos en la diana de los poderosos»

“He vivido en mis propias carnes la impunidad. He sido encarcelado, mi periódico se ha cerrado. Veo este día como una oportunidad de concienciación. Es una profesión que pretende hacer el bien. Se nos obliga a autocensurarnos si queremos vivir y continuar haciendo nuestra profesión. Nos ponemos en la diana del establishment, de los poderosos que quieren mantener ocultos sus actos”, relata el periodista Rodney Sieh, que fue condenado a 50.000 años de cárcel por destapar un caso de corrupción en su país.

 

Una de las características de agresiones a comunicadores que destacan los ponentes es que estas cosas pasan también en países democráticos: como el sonado caso de la periodista de investigación maltesa Daphne Caruana (2017).

 

Pasividad de las instituciones y sociedad

Además de “la gravedad de la amenaza, la represión o el asesinato, también preocupa la pasividad con la que esto es contemplado por sectores de la sociedad y representaciones públicas”, señala Carcedo. Y añade: “Es estremecedor. Me parece oportunísima esta jornada: intentar concienciar a la opinión pública y autoridades de que hay que defender la libertad de expresión e información, defendiendo la integridad de los periodistas.”

Los mensajes de odio a los periodistas “van a más”, explica la vicepresidenta de RSF, Alicia Gómez Montano. En los peligros previos al asesinato es donde hace hincapié Bernardo D. Nosty, cátedra UNESCO de la Universidad de Málaga: “Las amenazas, hostigamientos, exilios o retiradas de la profesión son una crisis de humanidad. Es un Estado fallido: no funciona la justicia, la policía. Campa la impunidad.” Señala, sobre todo, la situación de países como México, que encabeza la lista de países más letales para el ejercicio periodístico sin conflicto bélico. Por ello, Gómez Montano (RSF) explica que nos une defender la labor a nivel internacional.

Es difícil desenmarañar la red de opresiones (al periodista) porque los ataques son variados y también los atacantes”, analiza Jackie Harrison, cátedra UNESCO de Sheffield. Impulsa desde el ámbito académico redes sobre seguridad de periodistas alrededor del mundo. Subraya cómo los estados, según la ONU, tienen que implementar medidas preventivas para que los periodistas trabajen sin miedo a ser atacados, pero también perseguir a quienes les atacan. “Y por supuesto enjuiciarlos si fuera necesario.”

No obstante, la situación del periodista empeora no solo por la precarización del mundo laboral, sino por la visión que les dirigen las instituciones. A todo esto, se ha sumado que gobiernos como el caso de Estados Unidos, Brasil o Hungría han señalado a la prensa como el principal enemigo. Intentando persuadir a la opinión pública de que esto es así, siendo “un virus que infecta a toda la sociedad”, asevera Harrison.

 

Preocupación de la profesión en España

“En España tenemos razones para estar inquietados. Han pasado hechos deplorables como la situación de los periodistas que cubrieron Cataluña. Pero también desde Madrid hemos tenido el caso de un partido emergente que ha prohibido a algunos periodistas acudir a sus actos públicos. Algo intolerable”, denuncia Carcedo (APE). Al terminar el encuentro en la sede de la APM, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha insistido en que seguirán vetando a medios en sus sedes y, si le obligan a rectificar, suspenderá las ruedas de prensa.

 

“El drama es que antes la prensa era el enemigo de los dictadores y ahora lo es para los gobernadores elegidos democráticamente”, mencionaba el presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas en España, Nemesio Rodríguez.

 

Edición: Romina Morales

Etiquetas , , , ,

Send this to a friend