La importancia de que la Unión Europea deniegue el acceso a los periodistas

Libertad de prensa, Medios y política • by

Wikimedia

Traducción: Miriam Pérez Magariño, Laura Bartolomé Nogal y Alicia Muñoz Amieiro

La semana pasada recibí un correo electrónico de la Comisión Europea denegándome la acreditación anual para el año 2018. En la escueta contestación a mi petición, enviada seis semanas antes, la Comisión sentenció que mi blog en alemán, netzpolitik.org, no era un medio de comunicación.

Cuando lo recibí me quedé perplejo. Mis compañeros de netzpolitik.org han sacado adelante durante diez años el blog a base de donaciones, y han ganado numerosos premios dedicados al periodismo, incluido un reconocimiento del Parlamento alemán. Tratamos asuntos sobre la Unión Europea casi a diario. ¿Cómo no vamos a ser un medio de comunicación?

La normativa no es justa

La decisión es el resultado de un sistema de acreditación oscuro y opaco de las Instituciones de la Unión Europea. Las decisiones son tomadas por un comité de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo, así como por la Asociación de Prensa Internacional con base en Bruselas. Se toman las decisiones a puerta cerrada, y se elige a dedo qué medios están acreditados y cuáles no.

Los periodistas que son aceptados obtienen un pase de prensa y tienen acceso a los edificios y recursos de la Unión Europea. Los reporteros acreditados pueden entrar en el ambiente político de Bruselas, conocer a cargos de la Unión, e intercambiar noticias y cotilleos en la cafetería. Mientras tanto, los periodistas que cada año mendigan la acreditación anual, tienen que pedir pases para cada visita y para cada institución. Esto limita gravemente el acceso para los reporteros.

El email de la Comisión no especificaba la razón exacta por la que no consideraban a nuestro blog un medio de comunicación. Sí venía especificado que todo medio de comunicación debe ser una organización comercial. Esto debería excluir, teóricamente, a toda cadena pública de las acreditaciones de la Unión Europea, no a un medio sin ánimo de lucro como nosotros.

Reporteros residentes y lobbys

Las reglas de acreditación requieren, además, que los periodistas tengan una residencia en Bélgica. En la versión alemana de los criterios de acreditación, publicados en la web de la Comisión, también tienes que tener una residencia en Bruselas (regla que no se aplica a los lobbys para acceder a las instituciones de la Unión Europea).

Basado en este criterio, nosotros tendríamos denegada la acreditación.

Afortunadamente, nosotros no estuvimos solos. Después de publicar nuestro rechazo a la carta de la Comisión, recibimos una ola de solidaridad de otros periodistas y amigos políticos. La Federación Alemana de Periodistas protestó la decisión y llamaron a las instituciones de la Unión Europea para reformar estos “absurdos” criterios. Después de una semana, el comité de Bruselas se reunió y decidió cambiar su decisión inicial. Esta semana me han informado de que, después de todo, voy a tener una acreditación.

¿Pero qué hubiera pasado si no hubiéramos tenido tanto apoyo? Es fácil imaginar una pequeña página web de noticias, por ejemplo, de Eslovaquia, siendo rechazada por el poderoso Comité. Aunque ellos reclamaran y protestaran, no todos los medios de comunicación pueden contar con todo el apoyo que nosotros tuvimos.

Para que quede claro: ¿por qué deberían los gobiernos centrales de los países miembros de la Unión Europea o de otros países, preocuparse por la libertad de los periodistas de hacer su trabajo, si ni siquiera las instituciones de la Unión Europea pueden decir qué es un medio de comunicación y qué no?

¿Qué pasa ahora?

Sin duda, los criterios de acreditación de los medios, precisan de una revisión. Estamos de acuerdo con la valoración de la Federación Alemana de Periodistas que, las organizaciones no comerciales deberían tener un acceso igualitario a las instituciones de la Unión Europea. Además, periodistas que escriben regularmente sobre la Unión Europea no deberían ser denegados de las acreditaciones permanentemente si no tienen acceso a una residencia en Bélgica.

Es una cuestión de justicia así como de poder. Los pequeños medios de comunicación deben tener los mismos derechos y accesos a las instituciones. Si se le ponen trabas a su trabajo y se les dice que no son periodistas, es la libertad de prensa la que pierde.

Etiquetas , , , , , , ,

Send this to a friend