Diferentes formas de poder construir una carrera en el Periodismo

Periodismo especializado • by

 

Construir una carrera en periodismo nunca ha sido fácil. Lo mismo pasa dando consejos sobre la materia. Mientras es lo suficientemente difícil como para responder las preguntas que son obvias – como pueden ser qué grado, experiencias o capacidades debería tener uno – hay otras muchas preguntas forzadas de las que nadie habla en las escuelas de periodismo.

Cada vez más, estas son preguntas sobre la dinámica de poder y las elecciones de vida. Habiendo gastado más de 20 años en redacciones, 15 de estos en posiciones de liderazgo, he aquí mis diez lecciones y advertencias para los periodistas más jóvenes entusiasmados por salir adelante en sus carreras.

El plan de una carrera puede ayudar pero no es necesario

Lo primero de todo, perseguir un plan de carrera sí que ayuda, pero mantente abierto a las oportunidades. Muchos periodistas comienzan sus carreras con un sueño en mente de lo que quieren conseguir, pero a menudo sufren en la lucha por hacer esta idea algo real. Entonces pasan cosas. Mantener la mente abierta para los giros y cambios inesperados, especialmente hoy en día, donde en cada trabajo nacen títulos y roles nuevos cada hora.

Podrías tener nociones sobre tus talentos al principio, pero lo más probable es que te veas sorprendido por el camino: el reportero que siempre quiso ser corresponsal en China encuentra su realización en la gestión de personas de la redacción, el reportero con aspiración investigativa descubre un nuevo orgullo dirigiendo el equipo de audiencia, el ex redactor jefe que prospera como reportero en Tel Aviv. La gran cosa sobre el periodismo es que los roles y las oportunidades de cambiar de uno a otro son frecuentes. Podrías hacer un buen uso de ello.

No digas no todo el tiempo (pero aprende cuándo tienes que hacerlo)

Segundo, al principio, no digas no. Aprende entonces cómo decir que no. En las etapas más tempranas de una carrera esto es pan comido: si te estás preguntando si hacer algo, hazlo. Aprovecha las oportunidades para aprender, la experiencia y el crecimiento personal, incluso si no parece ser algo para ti. Muy a menudo no tienes elección.

Como si estuvieras subiendo una escalera, obtendrás una mayor participación en las tareas que te gustaría realizar, pero intenta siempre pensártelo dos veces cuando decidas decir que no. Esto es especialmente importante cuando se te pide aparecer en público. Muchos periodistas no ven por qué deberían estar en mesas, dar conferencias magistrales o abordar otras maneras de hablar. Sienten que este no es su trabajo, pero debería serlo. Convertirse uno mismo en una ‘marca’ es el comienzo más importante ahora mismo. Si quieres ser visto, mide tus pasos, incluso si esto significa salir de tu zona de confort. Especialmente para los introvertidos, hablar en público puede ser una buena manera de construir una red  y recabar contactos en su campo. Si participar en una pequeña charla te da ataques de ansiedad, pronunciar un discurso cuidadosamente elaborado podría ser el mal menor.

Más tarde en tu carrera, sin embargo, deberías aprender a decir que no más a menudo. Deberías aceptar las cosas que quieras hacer pero no el resto que no quieras hacer. Y si sientes que no quieres convertirte en una ‘marca’ después de todo, déjalo. Algunos de los mejores líderes no son marcas y nunca lo serán.

No consigas la carrera, constrúyela tú mismo

Tercero, no consigas la carrera sino constrúyela. A veces te puedes sentir confuso con todos los consejos que te dan. Obviamente debes ser un buen reportero, pero tener ciertas habilidades para grabar vídeos con el móvil puede ser muy útil según te han dicho. En esta época se supone que deberías entrenar la locución, aprender a hacer paneles de Excel para hablar en público. Definitivamente deberías probar muchas otras cosas con el tiempo ya que nunca sabes qué talentos ocultos puedes tener. Estas habilidades también sirven para el liderazgo. ¿Cómo vas a saber que eres bueno organizando un grupo de trabajo si lo único que has organizado hasta ahora es un grupo de WhatsApp?

Por ahora, no te dejes confundir ni sobrepasar. Céntrate en lo que se te da bien y deja que otros hagan el trabajo que nunca llegarás a dominar brillantemente. El periodismo, al igual que otras profesiones está lleno de modas. Las tendencias de ahora serán la justificación para ser redundante mañana. Procura sobresalir para contribuir algo al periodismo, no importa si es editando, escribiendo, investigando, analizando datos u organizando gente. Tus fuerzas y talentos serán necesitados.

Sé consciente de las dinámicas de poder

Cuarto, el trabajo duro y bien hecho muchas veces no es suficiente. A menudo todo se basa en tu estrategia. Una buena trampa (sobre todo para gente con talento) es que sobreestiman sus habilidades, conocimiento y trabajo duro y desestima las dinámicas de poder. Pueden ser brillantes en cada encargo que se les dé pero aun así incapaces de ascender. Muchas veces pasa porque se convierten en piezas tan indispensables de su trabajo que nadie estará interesado en promocionarlos. ¿Por qué un jefe querría deshacerse de su empleado excepcional que siempre arregla los problemas antes de que incluso se dé cuenta? Un buen equipo se refleja positivamente en el jefe así que, ¿por qué quería cambiar eso?

Una estrategia para romper estas dinámicas es amistarse e impresionar a alguien que esté por encima de tu jefe o en otro departamento diferente. Otra opción es buscar trabajo fuera de tu propia compañía. Si quieres ascender no solo debes impresionar a tus jefes, haz visible tu talento y a ti mismo.

Encuentra el equilibrio entre el trabajo en equipo y la autopromoción

Quinto, confía en el poder del equipo pero asegúrate de destacar. Nunca pienses que podrías hacerlo mejor solo. Las personas con diferentes fortalezas se complementan entre ellas (si eligen hacerlo) y a veces el equipo de organización de noticias es muy pequeño para grandes desafíos (piensa en proyectos gigantes de investigación como los Papeles de Panamá). Dicho esto, es importante destacar tus propias contribuciones en los esfuerzos colectivos ya que de otra manera, otro enfatizará su parte.

Esto es especialmente importante para las mujeres. Existen evidencias de que los hombres se benefician del trabajo en equipo de forma distinta a las mujeres. Es la triste realidad de los estereotipos que aún impregnan nuestra percepción del éxito (y que son perpetrados por mujeres y hombres por igual). Entonces puedes volver a hacer algo por ellas: Destaca los logros de tus compañeras femeninas y habla bien sobre ellas. Esto se verá positivamente reflejado en ellas y en ti.

No sacrifiques todo por la empresa

Sexto, nunca sacrifiques lo que te guía el corazón por la empresa. ¿Quieres tener familia, viajar por el mundo, tener ese PhD? Ni siquiera piensas en hacerlo porque crees que eso es lo que hará tu jefe, el departamento o una empresa infeliz. Al final, es tu vida, y a la larga nadie tendrá en cuenta tu sacrificio. Te podrían aplaudir ahora, pero inevitablemente llegará un momento en tu carrera en el cual tu empresa sienta que también tienes que llegar a ser rico, exigente, o que tus habilidades ya no se necesiten tanto.

Es verdad. Todo el mundo sacrifica unos cuantos sueños a lo largo del camino, pero no lo hagas solo debido al jefe que te reemplazaría en cuestión de días si fuera necesario. Serías el primero con remordimientos, mientras que él o ella seguirían adelante.

Ten vida

Este séptimo punto debería ser obvio. La gente aún se enorgullece de no tener almuerzo, mientras que otros se pierden el primer día de colegio de sus hijos. Algunos lo hacen porque necesitan sentirse indispensables. Otros, porque están convencidos de que es la mejor manera de impresionar a sus jefes y salir adelante en sus carreras. Todos ellos deberían saberlo. Esto no es una estrategia a largo plazo. Combina demasiado el trabajo con un pequeño descanso, sin ejercicio y con una mala alimentación y tu productividad se resentirá. La mayor parte de discusiones en casa y en la oficina, o el exceso de soledad, puede acabar en agotamiento o en el abuso de otras sustancias.

Nada de esto mejora ninguna carrera. En especial, si tienes niños pequeños, aprende a escaparte de las reuniones nocturnas. Si alguien te cuenta algo sobre todas aquellas investigaciones que sucedieron de noche en las barras del hotel, dedícate a sonreír a sabiendas. Bastian Obermayer, quien ganó el Pulitzer por descubrir los Papeles de Panamá, fue abordado por su fuente cuando estaba en casa cambiando las sábanas, ya que su mujer y sus hijos estaban enfermos. Había obtenido antes confianza. La barra está sobreestimada.

No hay un camino claro hacia la cima

Octavo, el poder tiene muchas caras. La buena noticia es: como periodista no tienes que ser el editor jefe para ser influyente. También puedes empoderarte escribiendo historias irresistibles, destacando en grandes investigaciones o escribiendo comentarios agudos que influyan en los que toman las decisiones. Si tu mayor objetivo es ser el editor jefe algún día, es difícil saber si es mejor quedarse en la misma compañía y trabajar subiendo en la jerarquía o cambiar frecuentemente de puesto de trabajo. Esto si eres hombre.

Si eres mujer, la evidencia es innegable, por lo menos desde una perspectiva de industria cruzada. Las mujeres tienden a ser ascendidas a un alto puesto de trabajo y mantenerse satisfactoriamente si pasan su carrera con una sola compañía en la que la conocen por sus puntos fuertes. Eso no significa que las mujeres no deban cambiar de puesto. Si tu objetivo es ascender en la jerarquía lo mejor será que te quedes, pero si solo lo haces por la experiencia en sí (y también por algunos aumentos de sueldo) entonces haz un cambio. Probablemente no consigas llegar hasta lo más alto pero, ¿quién lo hará de todos modos?

No te comprometas con la ética

Noveno, no sacrifiques tus valores éticos por tu jefe. La ética y el periodismo deberían ser inseparables. Al principio de sus carreras, muchos periodistas siguen siendo idealistas. Contradirán lo que digan sus jefes, hablarán de más y se arriesgarán al despido por ello (porque aún no tienen mucho que perder). Más tarde en su carrera, mucha gente prefiere rendirse ante las presiones de su jefe o sus compañeros. No pueden arriesgarse a peligrar su puesto de trabajo por razones económicas o porque están cansados de luchar.

No deberías cometer este error. Traigamos un ejemplo de otra industria: solo piensa en el director de Volkswagen, durante el escándalo de emisión de sus coches, quien dijo a los jueces americanos que mintió porque su compañía le obligó a hacerlo. Volkswagen lo despidió y fue condenado a 7 años de prisión. Sus abogados sabían que quedarían impunes. Él estaba en la cárcel, después de todo.

No sigas cada consejo que te den

Décimo, no sigas cada consejo que te den. Escucha a otros que tienen más experiencia. Entonces haz lo que ames, lo que creas que es importante y lo que te dé de comer a ti o a tu familia. Y mira hasta dónde te lleva.

Publicación original: https://en.ejo.ch/specialist-journalism/many-roads-to-power-building-a-career-in-journalism

Traducción: Alejandro López y Adrián Peñacoba

Etiquetas , , , ,

Send this to a friend