El modelo híbrido de la prensa rumana

Modelos de negocio, Reciente • by

© Wikimedia

Traducción: Mario Vaquero y David Sánchez

Desde los 2000, como otros países del centro y el este de Europa, tuvo un contexto mediático complicado. Los magnates mediáticos concentraron increíbles cantidades de dinero a través de un mercado de prensa limitado que no tenía manera de asegurar la recuperación de inversiones. Las inversiones de los medios extranjeros se echaron atrás, y los segmentos de noticias de calidad empezaron a desaparecer lentamente.

En este complicado contexto, la única manera que encontraban los periodistas honestos fue comenzar con una idea de periodismo independiente colaborativo dejando atrás el clásico negocio mediático. Encontraron en Internet un nuevo canal de distribución, comenzando como autónomos usando plataformas sin ánimo de lucro o trabajando directamente en colaboración con el sector de lectores.

Cómo el periodismo sin ánimo de lucro cambió el panorama mediático rumano

Después de más de una década, sus ideas, prácticas y modelos financieros se asentaron. Y no estaban solos. Cristian Lupșa y Adrian Lungu, de la revista Decât o Revistă, nos declaró que “los medios cada vez usan más estas plataformas sin ánimo de lucro a nivel global, especialmente los medios no tradicionales y gente que acaba de empezar. El modelo está relacionado con la misión filosófica de la prensa y la idea del deber público”.

Hoy en día Rumanía goza de bastantes centros de investigación internacional sin ánimo de lucro, tales como Rise Project, parte de la Organised Crime and Corruption Reporting Project, el Romanian Centre for Investigative Journalism (CRJI), la cual participó en la organización del Global Investigative Journalism Network, u otras entidades más centradas en lo nacional como el Centre for Media Investigations. Existen algunos medios sin ánimo de lucro dedicados al storytelling y a reportajes especiales, como la ya citada Decât o Revistă y Dela0, y originales colaboraciones como Casa Jurnalistului.

Comparado con el competitivo modelo mediático tradicional, estos ejemplos de periodismo independiente y colaborativo, están más abiertos a la cooperación local e internacional. Buenas muestras son Rise Project y OCCRP, quienes han creado herramientas accesibles para los periodistas y han sido parte de proyectos internacionales, incluyendo su reportaje sobre los Papeles de Panamá, ganador del premio Pulitzer.

Lo que precipitó este éxito fueron los desarrolladores iniciales del periodismo de investigación. El avance llegó cuando algunas fundaciones e inversores de confianza, regionales y globales, ofrecieron subvención para estos proyectos de investigación. Entonces nació el sector rumano de investigación sin ánimo de lucro, sucediendo a los medios de investigación tradicionales, cuyos métodos estaban abocados a la extinción.

Las dificultades del periodismo independiente, no hay un camino claro hacia el futuro

A pesar de que el nuevo está menos ligado a los marcos de negocio y es más cercano a la idea del medio orientado al público, la prensa independiente no está absenta de problemas.

Para empezar, esta prensa autónoma no presenta una forma de financiación estable a largo plazo. Stefan Candea, cofundador de CRJI expuso “si fueran sostenibles ellos actuarían como negocios y no de forma altruista. Si dependen de donaciones, entonces no son sostenibles”. Algunas organizaciones son capaces de atraer grandes patrocinadores, pero no son confiables a largo plazo. La única forma de volverse solvente con miras hacia el futuro es tener un modelo de negocio comercial viable. Lo que negaría la independencia inicial.

Otro problema es que los medios sin ánimo de lucro y autónomos están fuera de la influencia exterior. Es clara la diferencia entre la fuerte interferencia que se da en el mercado mediático exterior a la situación en Rumanía. Ahora, alineando una solicitud de fondos con la agenda de fundación o de credibilidad, incluso si la agenda está en consonancia con las ideas de la petición, pueden provocar que los periodistas se dirijan hacia los temas que le interesan a la prensa para atraer esos fondos fácilmente. Esto cerraría las puertas a este tipo de prensa al tipo de temas que les gustaría investigar pero que no tienen recursos para hacerlo. Algunas asociaciones rumanas como RISE Project, tratan de protegerse de esta situación diversificando sus solicitudes concedidas. De todas formas, esto constituye un peaje a la hora de mantener al mismo tiempo las miras hacia las nuevas oportunidades financieras y la independencia editorial.

La factibilidad de la prensa independiente

Considerados todos los factores propios del panorama independiente que dio comienzo a principios de los 2000, se llega a la conclusión de que esta no tiene por qué sustituir a la prensa tradicional. Los resultados han demostrado que este tipo de prensa es factible a estos niveles. El modelo no es aplicable en todos los contextos, generalmente no se considera viable. Está sujeto a riesgos y a una búsqueda permanente de oportunidades para financiarse. Pero contra todo pronóstico, el modelo funciona.

Mirando al futuro, no hay forma de predecir los obstáculos que se puede encontrar este tipo de prensa. Se debe decir que la historia reciente nos muestra la capacidad del periodismo honesto para reinventarse y utilizar sus recursos para dar pie a proyectos colaborativos con otros periodistas freelance o sin ánimo de lucro. Su ejemplo nos muestra que es posible crear estructuras de prensa independientes híbridas y a su vez funcionales, y que sirven de inspiración para otros.

 

Etiquetas , , , , ,

Send this to a friend